Logo
dinopolis

DINÓPOLIS

Dinópolis es un nuevo concepto de entretenimiento en el que se ha conseguido un equilibrio perfecto entre cultura y ocio, diversión y divulgación científica. Su diseño está basado en ofertas de ocio con una sólida base científica, pero pensadas para el gran público y satisfacer su curiosidad sobre los dinosaurios en particular y la Paleontología en general.
La provincia de Teruel se caracteriza por poseer una gran cantidad y variedad de yacimientos paleontológicos y ya desde hace años su Paleontología es muy conocida dentro y fuera de España. Esta gran riqueza ha motivado el desarrollo de diferentes iniciativas para la difusión de su patrimonio paleontológico, por lo que parece necesario establecer unas pautas comunes para la valoración patrimonial de los yacimientos, teniendo como objetivo principal su conservación y las prioridades de intervención para cada caso. Los yacimientos de "icnitas" son un caso especial ya que el contenido paleontológico, a diferencia de los de restos directos, permanece en el campo formando parte del entorno natural y cultural que los rodea.
En la Comunidad Autónoma de Aragón se han documentado un total de 15 yacimientos de icnitas de dinosaurios, de los que 13 se sitúan en la provincia de Teruel. Todos ellos han sido declarados recientemente Bien de Interés Cultural, en la categoría de Conjunto de Interés Cultural, Zona Paleontológica.
Además, han sido incluidos en el expediente remitido a la UNESCO para la propuesta de inclusión en la lista de Patrimonio Mundial, junto a los yacimientos de icnitas de otras cinco comunidades autónomas españolas: Cataluña, La Rioja, Valencia, Castilla - León y Asturias.
Una de las características más notables de los yacimientos de la provincia de Teruel es su amplio registro temporal, con edades muy diversas y morfologías muy variadas. Se sitúan en sedimentos que comprenden desde el Jurásico Superior (Titónico), Cretácico Inferior (Berriasiense, Hauteriviense, Barremiense) hasta el Cretácico Superior (Cenomaniense); la mayoría de ellos son poco extensos dadas las condiciones de los afloramientos.
Horario Dinópolis Teruel : de 10:00 a 20:00 h
Para recibir más informacion, le rogamos pinchar este enlace que le llevara a Dinópolis.

DINOSAURIO MÁS GRANDE DE EUROPA EN TERUEL

En el territorio que es hoy en día Teruel vivió, hace entre 110 y 130 millones de años, el dinosaurio más grande de Europa. Era herbívoro, medía de 30 a 35 metros de la cabeza a la cola y pesaba entre 40 y 50 toneladas. Los restos de este gigante del Cretácico salieron a la luz en mayo de 2003 en un campo de labranza de la localidad turolense de Riodeva y ayer se presentó en sociedad uno de sus húmeros. El hueso del antebrazo mide 1,78 metros de largo y es el más grande de este tipo hallado nunca.

"El tamaño del húmero no implica que estemos ante el dinosaurio más grande del mundo", precisa Luis Alcalá, director de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel. El más grande es, de momento, el Argentinosaurus, otro herbívoro "cuyo húmero no ha aparecido, pero que se calcula que mediría 1,81 metros". El dinosaurio turolense -que pertenece a una nueva especie y aún no ha sido bautizado- fue el de mayor tamaño del supercontinente de Laurasia, que en el Cretácico incluía Europa, Norteamérica y Asia.

El entorno en el que vivió era muy diferente del Teruel actual. "Hace 130 millones de años, la línea de costa estaba muy próxima, porque el territorio de lo que hoy es la Comunidad Valenciana estaba sumergido", explica Alcalá, director de las excavaciones. La región de Riodeva era "una zona deltaica de transición entre el medio continental y el marino. Era una marisma surcada por canales fluviales". Cocodrilos, peces, dinosaurios herbívoros y otros carnívoros de pequeño tamaño compartían el entorno con el gigante descubierto.

El animal -de largo cuello y cola, y cabeza proporcionalmente pequeña- caminaba a cuatro patas lenta y pesadamente por un mundo sin hierba ni flores -aparecieron millones de años después-, pero "con vegetación muy exuberante", compuesta de helechos, coníferas, gimnospermas... El clima, más caluroso y húmedo que hoy en día, no era tan estacional como el actual. Los paleontólogos atribuyen a los saurópodos -los dinosaurios a cuya familia pertenece el de Riodeva- hábitos gregarios. "Lo más probable es que hubiera manadas, pero no parece que fuera muy común que un individuo viviera el tiempo necesario para alcanzar las dimensiones de éste, ya que se han encontrado muy pocos restos en todo el mundo", indica Alcalá.

El yacimiento de Barrihonda fue identificado en mayo del año pasado y tiene unos 400 metros cuadrados de superficie, de los que sólo se ha excavado una pequeña parte. "Tiene el aspecto de un sitio lleno de huesos", destaca el paleontólogo. Como se trata de un antiguo campo de cultivo, los restos situados en la superficie están destrozados por las labores agrícolas y han tenido que ser restaurados en el laboratorio.

Nueve meses de trabajo de los siete paleontólogos dirigidos por Luis Alcalá se han plasmado en la recuperación de una pata delantera casi completa -el húmero, el radio, la ulna (el cúbito en humanos), las falanges y los metápodos-; de fragmentos de una pata trasera -restos del fémur, la tibia, la fíbula (el peroné en humanos), los metápodos y las uñas-; y algunas vértebras, costillas y parte de la cadera.

Concretamente el húmero, que se encontró muy fragmentado y ha sido reconstruido, "nos sirve de referencia a la hora de comparar los esqueletos de diferentes ejemplares", apunta Alcalá. El más grande de los húmeros descubiertos hasta ahora, el del dinosaurio egipcio Paralititan, mide 1,69 metros, nueve centímetros menos que el turolense.

Los trabajos continuarán sobre el terreno a la caza de piezas clave como el cráneo u otras partes del cuerpo del animal. De aparecer más restos, el hallazgo de Teruel podría convertirse en uno de los tres o cuatro más importantes del mundo. Científicos de otros países ya se han interesado por el descubrimiento.
Pincha aqui si quiere volver al principio de la página Pinche en este enlace si quiere hacer una reverva hotelera