Logo
setas

SETAS Y TRUFAS

La provincia de Teruel está considerada como un paraíso micológico por la abundancia de recursos, la aparición en muchos puntos de su geografía y, sobre todo, porque hay una especie, la trufa, que en nuestra comunidad abunda por cantidad y calidad. Ahora también tiene la posibilidad de hablar y discutir con otros usuarios sobre setas y trufas en Teruel en nuestro Foro.
Cualquier hongo con forma de sombrero sostenido por un tallo encuentra en muchas partes de Teruel su hábitat para desarrollarse perfectamente. Y tal es así que se estiman entre 2.000 y 3.000 especies en todo el territorio Turolense e incluso algunas se denominan con una terminología autóctona. Así al níscalo se le llama fondo royo, a la colmenilla también se le conoce como morguela o murgona, y al robellón también se le denomina Ongorrés.

Teruel y Albarracín ofrecen un excelente mercado natural de abastos donde encontrar numerosas variedades de estos pequeños manjares.

Teruel es una región privilegiada en lo referente a la trufa, sobre todo las zonas del Prepirineo oriental de Huesca y la serranías del Maestrazgo, Gúdar y Javalambre. Los mercados de Graus, Mora de Rubielos y Morella son los que marcan el precio de la trufa a nivel nacional. La provincia turolense es la primera productora nacional en la que la actividad más intensa se registra en Maestrazgo, Sierra de Gúdar, Javalambre y zonas montañosas del Bajo Aragón y del Matarraña. Pero si nos trasladamos hacia tierras oscenses, las áreas truferas más reconocidas son la Ribagorza, Sobrarbe, Benabarre, Aínsa y, por supuesto, Graus con una supremacía absoluta.
El interés por la trufa existente en estas áreas no reside tanto en su consumo interno, que no alcanza un porcentaje significativo del total de la ventas, sino en la fuerte demanda de las dos zonas importadoras por excelencia: Cataluña y Francia.

Recoger trufas es un misterio hasta para los expertos. Tras una jornada de búsqueda, igual pueden volver a casa de vacío o con unos cientos de gramos. Lo normal son trufas de entre 2 y 10 gramos, pero se recuerdan algunas de hasta 800 gramos.

Antaño su búsqueda, ya que se encuentran ocultas en el subsuelo, a unos 30 centímetros, se hacía con la ayuda de cerdos. Hoy han sido sustituidos por perros adiestrados. Un perro trufero no tiene precio.

El precio de la trufa en origen, en función de su calidad y de las dificultades de su localización, puede ser desde 600 € a los 200.000 euros por kilo en una sola jornada.
Pincha aqui si quiere volver al principio de la página Pinche en este enlace si quiere hacer una reverva hotelera